sábado, 8 de agosto de 2009

EMBUSTERA DE ARCO IRIS


EMBUSTERA DE ARCO IRIS

Aunque sé que pensar en positivo de la muerte
es abrir una puerta a la cordura:
cuando las maestras de la vida se desploman,
cuando el insomnio clava picas en la cama,
cuando el delirio es un film de terror encarnado,
de los pespunteados días de dolor
se hace su túnica la muerte.

Te acechaba una sombra insomne en la ventana,
ladrona, apacible y cumplidora.
¡Oh muerte suicida que te agazapas envilecida!
Llegó para ti la hora demagoga embustera de arco iris,
llegó con su cita inminente de vacío y desastre,
con sus telegramas sin cura y sus relojes extintos,
con su saco roto de segundos y sus hilos cortados,

Desde donde no estoy, desde donde poco quedo,
lanzo mis redes al río del silencio, al oscuro mausoleo
donde tu ausencia se me hace de piedra,
para pescar tu boca vehemente hambre de mis besos.
para absorber alguna micra de ti
que arrimar a mi atolón solitario.

Yo que subí por ti de dos en dos los escalones de la vida,
hoy te digo: Donde tú no estás, no estoy yo,
por eso apenas vivo,
y dejando presente la opresión de mi credo macizo,
me alzo desde esta orilla a tu cumbre de manto de nieve,
para envolverme en tu amor, en la luz de tu alma,
para sentir nuestro amor expirado y respirado
por cada flor de tu cuerpo en mi recuerdo,
ya que sigo siendo adicto a la droga de tu piel.

Sé que el eco triste de la muerte es un réquiem
y que su grito de victoria es el silencio,
pero te vi, te vi en mi fe
y me sané de la sordera del espanto,
te vi y me volvió el aroma con tu olfato,
te vi y me sonó el din, dan de tus palabras,
te vi y me llenó el amor glorificado,
porque tu amor remansa mis olas,
y me acelera latidos y jadeos,
y me despierta el alma con su hechizo
aunque no me cure de tu sombra.

Pepe Martín

2 comentarios:

Maria José Acuña Belaustegui dijo...

No hay que hacerle caso a esa embustera, la vida que hay tus versos siempre la derrotará, besitos

la_gaviota dijo...

esa forma hecha poema de encararla y desecharla es muy valiente, ya que hablar de la muerte casi siempre produce nostalgia, terror y quien vive aterrorizado no vive por completo, mas estas tu aqui con tu poema, para afrontarla y ridiculizarla, dejando claro tus sentimientos de valia, un abrao me encanto leerte como siempre pepe