lunes, 4 de enero de 2010

PRISIONERO EN TU CARNE


PRISIONERO EN TU CARNE


Que me bese el aire de tu aurora,

que me envuelva tu noche y sus racimos,

que me enciendan momentos que vivimos

y mi pasión se crezca en esa hora.


Mata la espiga donde el grano mora,

digiéreme en la tierra en que morimos

para hacerme brote entre tus mimos

por tu sedienta fuerza que devora.


Tú bien sabes, mujer, cómo te adoro,

que el caudal de tu sueño me ha llenado

de ese amor en que ardo y en que moro.


No hay momento del día en que no quiera

por tu viento de amor ser arrastrado

prisionero en tu carne, como fiera.


Pepe Martín

4 comentarios:

JOTACET dijo...

-QUERIDO PEPE: UN SONETO HONORIS CAUSA, HOMBRE. FELICITACIONES.
JOTACET

Pepe Martin dijo...

Gracias amigo Jotacet, siempre viene bien un comentario como ese. eres fenomenal. Un fuerte abrazo y felices Reyes. Pepe

CabezaDeMonte dijo...

A esa prisión me apunto, Pepe!
Precioso soneto!
Un abrazo,

Arjona Delia: dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.