miércoles, 10 de marzo de 2010

ÚLTIMO BRINDIS


ÚLTIMO BRINDIS

Como soy bastante espeso

permanezco tendido

en el fondo del vaso

aguardando el postrer

golpe de sed

que me lleve con la sedienta muerte.


Alzo mi herida

por aquellos livianos espíritus

que alzaron sus alas ligeras,

que entregaron sus vidas voluntariosas

para llegar antes al borde

del vaso de la muerte.


Amigos míos:

¿por qué fuisteis tan ligeros?

¿por qué entregasteis

la mejor solera,

la esencia de la uva de vuestra vida

al apremiante gaznate de la muerte?


Por qué os fuisteis,

egoístas de vuestra gloria,

lejos de nuestra pena,

envolviéndonos en la negra cola

de la percha descarnada

y húmeda del llanto.


Pepe Martín

2 comentarios:

CabezaDeMonte dijo...

Siempre los echaremos de menos...
Salud, amigo.

Pepe Martin dijo...

Gracias amigo CabezaDeMonte, siempre será notable esa intención, Un fuerte abrazo,Pepe