viernes, 22 de mayo de 2009

SUR DE ALEGRES TRISTEZAS




Sur de alegres tristezas,
sur de zafiro y campana,
sur de amores vehementes
y llantos de la guitarra.

Llévame al sur
y téjeme un puente de ilusiones
que me acorten la distancia,
que reconcilien para siempre
su tierra con mi alma.

Sur de glorietas floridas
y de la flor del silencio
que canta melancolías
y se ríe de sus ecos.

Al sur de señoritos
que refrescan manzanilla
con huesos de jornalero.
Al sur de ciento ochenta grados
de espaldas curvadas de aceituneros.
Al sur de mar esquilmado
y de barcas en los puertos.
Al sur de blancas salinas
y de riñones muertos,
Al sur de dolor y alegría
como parto de madre cruento.

Por tus labios se vierte el lenguaje
con la sal de tu gracia,
el arabesco y el deje
son leche matinal de tus palabras.

Tú eres mi lejano pretérito
del cual nace mi arrebato,
tú mi apremiante vehemencia,
tú mi candela y adagio,
tú imán de mi mundo
por el que soy canto.

Tú pendes de la estrella de fuego
que aprieta nuestro nudo,
vida sobre la cual revolotean
los avatares del mundo.

Vísteme el cuerpo de romero
cuando sea olvidado,
y el tiritar de mi deseo
en frío hayas alterado,
porque soy uno contigo,
porque soy tu hijo amado.

Sur de alegres tristezas,
sur de zafiro y campana,
sur de amores vehementes
y llantos de la guitarra.

2 comentarios:

COMUNERO dijo...

Genialll

Pepe Martin dijo...

Gracias Comunero. Un fuerte abrazo amigo, Pepe Martín