lunes, 2 de abril de 2007

TENTACIÓN

Candle in the wind


¿Sabes? ¡los dos nos sabemos!
Tú yesca para encender,
yo aguardando tu mechero,
reflejos uno del otro
pero tan sólo un brasero.

Tentación, ¡mi deseo alocas!,
¡tentación que lava te subes!.
Tu lengua me roza el labio
y se me pierde entre tules,
tengo ferviente el deseo,
frito porque lo estimules.

Te paseas ante mí
tan desnuda de mentiras,
que estás provocando al fin
que te de lo que me pidas.

Como mi espejo, tus ojos,
como mi llaga, tu boca,
en tu cuerpo las delicias
que yo deseo en mi alcoba,
lengua y lengua los dos sexos
de llamas que nos devoran,
y son un ancla tus versos
que me arrastran a tu sombra.

Yo soy horno y tú volcán
los dos temblamos de angustia
sin poderlo remediar,
¿qué otra cosa puede el horno
que temblar ante el que más?
le tengo miedo a ese sexo
que me puede envenenar.

Ábrele paso a ese puente
transitorio de tu amor,
camino tan imposible
y nos amarra a los dos

Temblor de pulsos me suenan
por estas ramas de azufre
que me has dejado por venas,
con tus labios que me arden,
con mi manos que te llevas
y este lamento de ascuas
que me hierve en la cabeza,
de vidrios en mi esperanza
y alfileres de vehemencia.

Ay, si nos ataran juntos,
tu hecha chispa y yo hecho viento,
tú pa entregarme tus carnes,
yo pa beberme tu cuerpo.

Me tienes crucificado
y frito entre mis deseos
Ven y rózame un poquito
con tus escamas de seda,

Yo leo en tu libro loco
de fiebre calenturienta,
mientras tengo un toro libre
por la sangre de mis venas,
y lo tatúo en mi pecho
con hierros de tu dehesa

No me dejes enterrado
en esta tumba de piedra,
con flores en las esquinas
pero por dentro tan hueca.
Tengo en mi cuello un acero
soldado con dos cadenas,
que me tiene bien atado
al muro de mis promesas.

Te paseas ante mí
tan desnuda de mentiras,
que estás provocando al fin
que te de lo que me pidas.

Pepe Martín

No hay comentarios: